¿Conoces realmente las agujetas?

¿Qué son las agujetas?

Conocidas como DOMS (Delayed Onset Muscle Soreness), en español  “dolor muscular de aparición tardía”.

Son el resultado de pequeñas roturas en las fibras musculares debido a la carga a la cual son sometidas. Como consecuencia, se reduce la fuerza y potencia muscular y aparece el dolor. De ahí que cueste incluso caminar y duela cuando nos tocan la musculatura en cuestión.

Por lo general, esta sensación aparece una vez pasadas de 8 a 20 horas post- ejercicio y alcanzan su pico entre 24 y 48 horas después. Entre sus causas principales se encuentran:

  • Altos niveles de estrés mecánico: Cuando trabajamos con una carga que nunca antes habíamos levantado.
  • Acumulación de metabolítos: Dada cuando entrenamos con cargas más bajas pero con más repeticiones y menos tiempo de descanso. Algo que ayudará a favorecer un ambiente metabólico isquémico y estresante.
  • Las dos anteriores juntas.


¿Si no tengo agujetas no he entrenado bien?

Aquí entran en juego diversos factores:

  • El primero de ellos es que hay que tener en cuenta que la percepción del dolor provocado por las DOMS no se da de igual forma en los sistemas nerviosos de todas las personas. Se puede dar el caso de dos personas con la misma condición física que son sometidas al mismo entrenamiento y su percepción de las DOMS no sea la misma.

  • El segundo es que, si mi entrenamiento se basa en una alta solicitación de la parte neural (Sistema nervioso) en detrimento de la parte muscular para la ganancia de fuerza, lo más probable es que no tenga agujetas porque ni he provocado ese daño muscular, ni me interesaba hacerlo. Esto es especialmente usual en el alto rendimiento, donde no te puedes permitir en según qué fases, que se produzca un descenso temporal de la fuerza y potencia musculares.

En definitiva y para concluir este articulo, ni las agujetas son pequeños cristalitos de lactato como se ha dicho durante mucho tiempo, ni tengo que tenerlas necesariamente para afirmar que he entrenado bien.

Deja un comentario